domingo, 30 de septiembre de 2007

Persecución lingüística

La escritora Cristina Peri Rossi ha sido despedida de Catalunya Radio por hablar en castellano. Todos quienes conocemos su lucha a favor de la democracia, su participación y defensa de la cultura catalana, queremos manifestar nuestro rechazo al despido y nuestra solidaridad a la persona y escritora frente a esa discriminación.

L'escriptora Cristina Peri Rossi ha estat acomiadada de Catalunya Ràdio per parlar en castellà. Tots els qui coneixem la seva lluita a favor de la democràcia, la seva participació i defensa de la cultura catalana, volem manifestar el nostre rebuig a l'acomiadament i la nostra solidaritat a la persona i escriptora davant d'aquesta discriminació.

La adhesión a este manifiesto que podéis hacer llegar a: http://www.cristinaperirossi.es/

EOM, como muestra de solidaridad y con el permiso de la autora, publica su artículo

Detalle de una fotografía de Cristina Peri Rossi

Persecución lingüística

Cristina Peri Rossi

El manifiesto en el blog de Cristina Peri Rossi: http://perirossicristina.blogspot.com/2007/09/manifiesto-contra-la-persecucin.html

14 comentarios:

Marta Garriga dijo...

Esta señora ha sido despedida por no hablar la lengua que se exige a los trabajadores de Catalunya Ràdio, después de mucho tiempo de hacer la vista gorda con ella. Como invitada, podría hablar en lo que quisiera; como trabajadora remunerada, no, puesto que se trata de un medio en lengua catalana. Evidentemente, ha sabido airear el tema sin precisar que se trata de una exigencia laboral, y atrayendo a su favor toda la insufrible campaña sobre el atropello del castellano en Catalunya, que ya cansa, de verdad.

Josep Riera dijo...

Conviene siempre equilibrar las noticias, y más las manipuladoras:
http://www.e-noticies.com/editorial/el-mite-de-la-%93persecuci%f3-ling%fc%edstica%94-29366.html

Eldígoras dijo...

Si es un requerimiento laboral no debería haber sido contratada, si no lo era en su día no se entiende el despido. Sí se entiende, en cambio, en clave política.

Es cierto que la campaña sobre el atropello del castellano en Catalunya resulta muchas veces insufrible y que somos muchos los que acabamos callándolo todo para no ser confundidos con esa derecha rancia y montaraz representada por una considerable cantidad de dirigentes y militantes del Partido Popular.

Pero también es cierto que, por una u otra razón, la geografía de las lenguas cambia con los tiempos, era una antes de la llegada de los romanos, otra muy distinta durante la invasión árabe, mucho después se habló el catalán de forma generalizada y prácticamente monolingüe… hoy día, pese a quien pese, se habla catalán, castellano y de forma más minoritaria se escuchan otras lenguas. El catalán debe ser protegido como lengua relativamente minoritaria, pero hace mucho que no es la única lengua de Catalunya.

Es lógico que la lengua vehicular en la enseñanza sea el catalán y que el catalán tenga un trato preferente en los diversos territorios en los que es hablado bajo diversas denominaciones: catalán, valenciano etc.

No es admisible, en cambio, que se siga pretendiendo desde nacionalismos tan trasnochados como lo pueda ser el español la imposición de un idioma y el desprecio por la diversidad lingüística, eso ya lo hizo Franco.

No es correcto que desde la Administración catalana se relegue el castellano a los panfletos que buscan votos en tiempo de elecciones o a los asuntos fiscales, para lo demás el castellano también tiene derechos, no por el idioma, sino por la gente que lo habla aquí, vive aquí y contribuye al progreso colectivo de Cataluya.

Vivimos en el siglo XXI, ¿qué fue del eusquera en lo que hoy son tierras catalanas, o del íbero, o de las lenguas germánicas, o del árabe, o…? ¿Cuál de ellas reivindicaremos ahora?

El catalán es la lengua de Catalunya, el castellano también y las que vayan adoptando sus habitantes. Los políticos saben mucho de cómo manipular los sentimientos, pero la realidad se impone con el tiempo, por el camino quedarán, sin embargo, muchos tipos de discriminación y mucha tergiversación interesada.

Cristina Peri Rossi podría hablar catalán después de tanto tiempo, es cierto, también lo podrían hacer muchos entrenadores o jugadores del Barça, pero estos molestan menos, ya se sabe, pan y circo… ¿lo reivindicaremos en latín vulgar, durante tantos siglos lengua de esta tierra, o en el latín clásico de los patricios?

Yo prefiero reivindicar la realidad social de mi tierra, no un pasado que evidentemente me interesa como parte de la Historia, sino un presente que abra caminos de mayor tolerancia. Y el presente tiene dos lenguas (como mínimo) en las tierras catalanas.

toni c. dijo...

_casi todo de acuerdo con eldígoras pero también con garriga,
y apunto yo:
un medio de comunicación como radios pongamos por ejemplo la cope, la ser o cualquier otra hubiera hecho lo mismo si una colaboradora o locutora hubiera utilizado un idioma diferente al castellano - una emisora de radio o tv de francia por ejemplo hubiera despedido a un locutor que hablara en catalán, euskera, árabe o alemán...
se puede matizar, pero en esencia el problema es que de la misma forma que se puede pedir a alguien que utilice el castellano o el catalán si lo conoce como sería el caso de cristina que vive desde el 72 por estas tierras, pero presupone mucha gente que el catalán está un peldaño por debajo del idioma imperial, y lo fácil está en pensar que pasaría si ocurriera todo al revés > nadie piensa que en andorra por ejemplo -y algún día en catalunya- si el idioma oficial fuera sólo el catalán nadie discutiría que sus empleados deberían utilizarlo por deber o/y obligación > catalunya no es estado ni a podido decidir tener sólo un idioma oficial, tiene dos co-oficiales, y por esos pasa lo que pasa: vivimos en la fantasía como si tuviéramos uno sólo, aquí todo es anómalo por ello (y todo problema paralelo se da de cruces en lo mismo- que catalunya no es estado libre etc etc
reconozco que el tema cansa, por mi parte amo el castellano y catalán por igual, pero me gustaría que esta nación catalana fuera algún día un estado libre como italia, suiza o andorra > estas historias acabarían, aunque pediría también el máximo respeto y apoyo para el castellano, aranés, inglés, francés, árabe, chino, etc, por que si hay nueva gente que viene tendrían la obligación del catalán y la posibilidad de no perder el suyo por la importancia de los que he citado por ejemplo... pero el idioma oficial sería uno (el catalán) como se merece unos países como catalunya, valencia, balaeras, catalunya nord... casi aplastados por una monarquía que venció por las armas hace 300 años, y otros avatres históricos, pero que sobrevive por voluntad y memoria... con sucesos como este con cristina pr, que en portugal por ejemplo, que tiene el portugués como idioma oficial, cristina o cualquier otro profesional no hubiera tampoco poder haberse expresado en la lengua de cervantes, salvo con traducción simultánea, y salvo en emisoras o medios de comunicación que libremente tengan otros idiomas clara >> pero en catalunya como (casi) siempre nos hemos de aguantar pues seguimos supeditados a otras realidad, por no decir a una monumental tontería... aunque ahora nos dejaran contentitos con lo de frankfurt y enfadaditos con lo de no poder jugar un amistoso futbolero con EEUU: siempre una de cal y otra de arena, y lo que te rondaré... ¿harina de otro costal? no sé...
por siempre un abrazo a eldígoras, gran escritor, poeta y amigo...
perdón por faltas y_ausencias de puntuación pero me estoy durmiendo...
y ánimo para cristina que pronto -si quiere- hablará en catalán, no es tan difícil y ella lo sabe...
lo del manifiesto no estoy casi nada de acuerdo aunque casi si todo lo escrito por eldígoras y marta g. (repito)

toni c.

M. dijo...

Señor Eldígoras:
Dudo que tenga usted un conocimiento claro y preciso de nada de lo que afirma. Moléstese en informarse de cuándo y en qué condiciones el castellano pasó a convertirse en lengua muy hablada en todo el territorio catalanohablante (y digo todo, porque soy mallorquina y especialmente aficionada a la sociolingüista histórica).
Le recomiendo las obras al respecto del profesor Miquel pueyo, parte de las cuales puede consultar aquí:
http://web.udl.es/usuaris/w4085757/recerca/taules.htm

Me resulta, debo decirlo, muy decepcionante encontrar opiniones tan falaces, acientíficas y prejuiciosas en un portal que tenía en mejor consideración.

Marta Garriga dijo...

Le repito lo mismo que comentaba a quienes replicaban esta noticia en Libro de Notas y se adherían a la opinión expresada por Eldígoras:

Con su comentario, parece usted querer ignorar ex profeso que en todas las zonas de España donde se hablan más lenguas que el castellano se pasa muy a menudo por encima de las leyes y de las garantías que intentan, desde la política lingüística gubernamental, dar la posibilidad de que los ciudadanos que han visto su lengua desplazada muy duramente y en condiciones de gran indefensión (que no son episodios históricos "olvidables"), puedan preservarla y usarla.
Para quien le falle la memoria, le recuerdo algunos datos:
http://web.udl.es/usuaris/w4085757/recerca/taules.htm
En la sociedad catalana, como en la balear, como en otras tantas, se pasa por encima de esas leyes por una actitud muy típica de los hablantes de lenguas minorizadas: una actitud de “acomodación” al otro, al hablante de la lengua hegemónica. Una actitud de excesiva flexibilización, que no se agradece nunca, mientras que se tarda menos de lo que canta un gallo en echarse al cuello de cualquiera que quiera ajustarse a las legislaciones de protección y promoción del catalán. A eso están contribuyendo ustedes con la difusión de toda esta pamema de una señora que no tenía inconveniente en ir cobrando incumpliendo su contrato y a la vez mostrando una enorme falta de respeto por la lengua, la historia y la cultura de muchos de sus conciudadanos. Muchos, no en vano las leyes catalanas cuentan con el respado de una mayoría de la población.
¿Que no deberían de haberla contratado? Sin duda. Como no deberían readmitirla, y probablemente se darán de bruces con las quejas de los oyentes por esa inadmisible readmisión. Quejas que ya se encargará alguien de criminalizar, claro.

Marta Garriga dijo...

Y por opiniones no será:
http://segademots.blogspot.com/2007/10/la-poeta-peri-rossi.html

Eldígoras dijo...

Para la señora M.:

Le recomiendo que vuelva a leer mi texto despacio, de sus palabras deduzco que no ha entendido nada, ese es un problema frecuente y bastante grave.

Yo no tengo más méritos que haber nacido y segir viviendo en Catalunya, hablar el catalán de igual forma que el castellano, ser filólogo, escritor, profesor de lengua y artes gráficas y, por lo leído en su mensaje, seguramente soy algo más tolerante que usted.

Por otra parte, habría mucho que hablar sobre lo científico o "acientífico" en el campo de las lenguas.

Un cordial saludo,

Eldígoras dijo...

Apreciada Marta:

Dos personas no se entienden cuando, por lo menos, una de ellas no quiere hacerlo. Por lo tanto no voy a insistir mucho más sobre el tema.

El catalán merece ser protegido a todos los niveles en los territorios en los que es lengua hablada por una parte de sus ciudadanos, porque en el contexto amplio de las lenguas es una lengua minoritaria.

Pero este trato preferente no debe suponer ningún tipo de desprecio o discriminación a los hablantes en castellano.

Su postura tiene una parte muy razonable y otra que roza el fundamentalismo o integrismo lingüístico que persigue una utopía peligrosa, yo apuesto por la diversidad y me alejo todo lo posible de himnos y banderas, sean de donde sean.

Saludos,

Anónimo dijo...

¿Por qué el blog abierto por la señora Peri Rossi para airear su "persecución" no admite comentarios?

Eldígoras dijo...

Apreciado "Anónimo":

Me parece una buena pregunta que, por supuesto, debería contestar la escritora y no yo.

Sin embargo, es buena la invitación a reflexionar sobre el uso y el abuso de los blogs.

En su día no adopté el concepto de "cuaderno de bitácora" porque me pareció demasiado privado y unidireccional, preferí el de blog por sus posibilidades de comunicación, por su concepción de diario abierto a la mirada y a la participación.

No aceptar comentarios me parece una mala decisión; cómoda, en tanto que se utiliza el medio sin aceptar la libre exposición de opiniones, pero arrogante e interesada, puesto que no se deja margen para el debate. Un debate en el que ella debería ser la primera interesada.

El posible y recurrente argumento de que así se evitan los mensajes con insultos, injurias o calumnias no es de recibo, porque los mensajes pueden ser moderados, como sucede en este blog, donde se publican todos los mensajes que tienen que ver con el asunto que se trata siempre que sean medianamente respetuosos, incluso cuando son anónimos.

Un saludo,

Silvia Senz dijo...

Yo no voy a opinar sobre el hecho evidente de que la adhesión de esta página a la campaña de la señora Peri Rossi pasa de puntillas sobre los aspectos más oscuros de este asunto: la propia actitud y estrategias desplegadas por la escritora uruguaya. Cada cual es libre de mirar las cosas desde el lado del espejo que prefiera o según le brote el sentimiento.
Me llama, eso sí, la atención, de que Eldígoras (Javier) diga en uno de sus comentarios: “Es cierto que la campaña sobre el atropello del castellano en Catalunya resulta muchas veces insufrible y que somos muchos los que acabamos callándolo todo para no ser confundidos con esa derecha rancia y montaraz representada por una considerable cantidad de dirigentes y militantes del Partido Popular”, y acto seguido, en este y otros comentarios posteriores, eche mano de una serie de calificativos de elevado contenido despectivo (fundamentalismo, integrismo, intolerancia...) y afirmaciones en torno a la vida de las lenguas y a las aspiraciones de los hablantes que coinciden plenamente con el lenguaje y los tópicos de la pseudolingüística que esa facción despliega habitualmente. Esta contradicción me sorprende sobremanera, por leerla aquí.
Los tópicos de la llamada brunete/yijad/kaleborroka mediático-política, además de por su retórica cargada de connotaciones, se caracterizan por no someter nunca a consideración el tipo de trato político y legal que requiere cada lengua (porque cada lengua y situación requieren su política) y el que necesita la catalana en concreto (en todas sus áreas, una lengua no hegemónica, minorizada y en plena indefensión o constante amenaza de asimilación). Esos tópicos no se paran jamás a pensar en que la normalización de esta lengua es, al menos en Cataluña, ampliamente demandada por su sociedad civil, y que su situación, hoy, exige acomodación a circunstancias de convivencia mucho más complejas de lo que se quiere mostrar: la lengua catalana, como tantas otras, ha de enfrentar en el siglo XXI los retos culturales de la globalización (que traen a colación los derechos lingüísticos de centenares de comunidades, en Cataluña y en toda España), ha de habérselas para salir adelante con una de las principales lenguas del mundo, con todas las enormes desventajas que eso le supone, y en un entorno de política lingüística estatal muy hostil y completamente favorecedora de una identidad española marcadamente fundamentada en la lengua castellana, esa “patria común”.
Estos tópicos, además, jamás atienden a la manera en que las personas viven sus lenguas y a la manera en que esperan vivirlas; algo que incluye la difícil, pero igualmente respetable aspiración de mucha gente a vivir en catalán. Una aspiración que, vista la miope y mercantilista actitud de medios y servicios (y la propia política del Estado en la promoción de su diversidad), requiere una política de la administración catalana que garantice esos servicios y esos medios en catalán que el mundo empresarial no quiere suministrar a los ciudadanos. Para el capital privado (cuya principal patria es el dinero), el mercado en español (en UN español, que no es esta lengua amiga siquiera de su intradiversidad) siempre le resulta mucho más amplio y lucrativo que el catalán; puesto a hacer apuestas productivas, siempre primará la vehiculizada en la lengua hegemónica más a mano. Y por eso, qué curioso, nadie se rasga las vestiduras.

Eldígoras dijo...

Querida Silvia:
Aunque digas en el primer párrafo “Yo no voy a opinar sobre el hecho evidente de que la adhesión de esta página a la campaña de la señora Peri Rossi pasa de puntillas sobre los aspectos más oscuros de este asunto: la propia actitud y estrategias desplegadas por la escritora uruguaya. Cada cual es libre de mirar las cosas desde el lado del espejo que prefiera o según le brote el sentimiento”, creo que queda clara tu opinión y puedo decirte que me alegro de que así sea, porque el resto de tu mensaje es claro y contundente, porque está bien expresado y porque en gran parte de lo que se dice en él estoy de acuerdo.
Yo no veo la contradicción entre afirmar que es cierto que venimos sufriendo una serie de campañas anticatalanas (no sólo en cuestión de lengua) y afirmar que la radicalización de posturas es evidente a ambos lados en algunos sectores. Hay integrismo o fundamentalismo o directamente fascismo en lo que ciertos personajes desde la COPE, el Partido Popular o Ciutadans de Catalunya afirman sin pudor. También lo hay en ciertos sectores de algún partido catalán y en algunas instituciones de aquí en sentido contrario, pero igual en esencia.
Vuelvo a insistir que el catalán debe tener un tratamiento político y social preferente, llevo más de veinte años dando mis clases de Artes Gráficas en catalán en la Escola Elisava, durante mucho tiempo fuimos tres profesores los que impartíamos la asignatura y yo era el único, aún lo soy, que lo hace en catalán, a pesar de que los textos de referencia estén todos en castellano o en inglés. Lo hago porque me parece lógico y me parece menos normal que otros no lo hagan, porque hablamos de enseñanza y por lo que supone respecto a la conservación de una terminología técnica que podría desaparecer, que en gran parte ha desaparecido, pero puede ser recuperada. También he reivindicado muchas veces la terminología gráfica en castellano frente a la influencia del inglés, de igual forma lo he hecho con la catalana en relación con la castellana.
Pienso que la patria puede ser el idioma, pero no identifico nunca el idioma con una patria determinada, de hecho la palabra patria me resulta desagradable, cada vez más. Amo las lenguas por lo que significan en sí mismas, no por su vinculación con ninguna bandera.
En cambio, yo sí veo actitudes radicalizadas y desagradables en las dos partes que ahora se contraponen y veo una mezcla de sentimientos que hacen que el discurso se aleje de lo lingüístico para rozar otras cuestiones más complejas, como puede ser esa palabra llamada “España” que cada cual utiliza a su manera sin aceptar todo lo que conlleva de idea no realizada, de proyecto desigual e injusto. ¿Dónde acaba la discusión sobre un comportamiento cuando menos poco elegante que se expresa en términos de discriminación y dónde empieza el asunto siempre pendiente de un Estado mal construido, mal estudiado históricamente y mal gestionado si es que lo que se persigue es una auténtica democracia?
Los hechos son que hay un despido y unos argumentos, los argumentos son lamentables y muestran un trato discriminatorio.
Yo podría hablar de experiencias personales y dar nombres claros de ciertas personas, incluso alguna profesora en la Universidad de Barcelona a la que le molestaban mis apellidos y mi nombre. Podría preguntarme por qué hoy día las dos asignaturas más difíciles de Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona sean las de catalán, que presuponen un nivel D y que, sin embargo, no implican el reconocimiento de un nivel C que sí obtienen directamente los estudiantes de bachillerato con una expresión en general más que deficiente y con innumerables faltas de ortografía. Pero de la misma forma que tú no opinabas al principio, tampoco lo hago yo ahora.
Cuando publiqué el manifiesto apuntaba al hecho concreto, si después se extiende la cuestión como si fuera una norma general no es mi problema, no soy el responsable, cada día estamos viendo como los políticos tergiversan cualquier información en su provecho, allí y aquí, y la información de origen no es, no puede ser la responsable.
Con frecuencia uno intenta explicar la situación catalana, el grado de convivencia indiscutible, las dificultades del catalán y calla las actitudes parciales, todo aquello que pertenece al mundo de los radicales, pero de pronto comete la gran equivocación, la gran ofensa de publicar que algo se ha hecho mal y cuyo argumento es la lengua. Claro que tampoco ayuda que ahora, viendo como evoluciona el asunto, la señora Cristina Peri Rossi se esté saliendo de madre.
No escribí un comentario sobre esto, sólo publiqué una noticia; después sí he comentado y posiblemente me he ido situando a un nivel parecido al de mis interlocutores. Ahora empieza a darme ganas de comentar mucho más, pero no lo haré, porque la pasión es mala consejera y porque me fastidian los intolerantes que utilizan lo particular para generalizar sin ningún tipo de vergüenza.
Cuando quieras y podamos, nos tomamos un café, Silvia, y lo hablamos, sé que nos entenderemos. No me apetece seguir dando combustible a los que en realidad no hablan de lengua, sino de Estado o a los que olvidan que la combinación lengua y poder es más que peligrosa y que si hay mucha suciedad en la extensión geográfica de la lengua castellana, también la hay en la de la lengua catalana; la Historia vale para todos. Pero yo no hablaba de historia, sino de presente y seguiré insistiendo, el catalán merece un trato especial y preferente, pero la realidad lingüística es más amplia y el castellano no debe ser utilizado desde las instituciones únicamente cuando se trata de votar o de pagar, eso tampoco es democrático.

Un abrazo,

Silvia Senz Bueno dijo...

Apreciado Javier:

Coincido plenamente contigo en lo nefasto de la utilización política de este asunto (como de tantos otros); por todas las partes, incluida la de Peri Rossi.
Pero precisamente porque ella no se ha destacado en tratar el asunto mejor que los demás (yo diría que se ha destacado por tratarlo mucho peor) me parece que su manifiesto, completamente panfletario, no merece difusión ni apoyo. El hecho puede merecer comentarios críticos que la favorezcan a ella o no (se puede argumentar con igual solidez la idoneidad de esta señora para colaborar en castellano en un medio en catalán); pero, tal como han ido las cosas, ella no se merece ningún apoyo, porque su forma de llevar el asunto es deplorable y muy dañina, y contribuye a la expansión de tópicos sobre las lenguas, los derechos lingüísticos y los hablantes que causan aún más daño y aumentan las rencillas hasta el infinito.
Por eso me hubiese gustado leer aquí algo meditado sobre el asunto, y no la simple difusión de la campaña de Peri Rossi (una campaña organizada de tal manera por la escritora, que no admite la réplica). Pero con todos tus comentarios, me doy finalmente por satisfecha en cuanto a eso. Creo que ha sido bueno que los expresaras, para mí y para el resto de tus lectores.
Nos tomaremos ese café.

Besos,

Silvia